PuroParty.net

De Junior Klan, "La Historia De Juancho" Tiene Un Final Tan Insólito Como Increíble

Junior Klan nota
Dicen que en muchos casos el marido es el último que se entera de ciertas cosas. Pero no siempre es así. Algunos a lo mejor sin darse ni cuenta hasta sacan ventaja de tan extraña situación, tal como se comprueba en "La Historia De Juancho", la cumbia más reciente de Junior Klan que hace bailar a todo el mundo desde su primer acorde.

Si empezamos por el comienzo, primero nos encontramos con uno de los personajes principales de esta historia: Juancho, un buen amigo, un parrandero que nunca trabaja, pero trae dinero en la bolsa, viste traje de marca y maneja carro del año.

El siguiente personaje de esta canción no es "el otro", sino ese "voluntario" más o menos bien intencionado, que de repente le dice a Juancho que cuando él sale rápidamente aparece un sujeto que entra en su casa. Es el momento en que estalla la crisis, porque Juancho busca un pretexto para ausentarse del hogar diciéndole a su esposa que se va de viaje a Laredo.

Ingenioso el hombre y muy imaginativo, porque en realidad le está tendiendo una trampa a la traidora. Lo que ha planeado es regresar enseguida para poder sorprenderla, ojalá 'in fraganti' o 'con las manos en la masa'. Cumple su macabro objetivo, y revólver en mano entra como una fiera en su casa. Pero un grito de su esposa lo detiene. "No lo mates", exclama. Además le dice por qué "el otro" debe sobrevivir. Existe una razón muy poderosa. Juancho cambia por completo de actitud.

¿Qué ha pasado? Algo muy especial. El desenlace resulta increíble, inesperado, insólito y extraño. "La Historia De Juancho" a partir de ese momento toma otra dirección y lo divertido es que el tipo ni siquiera se siente traicionado.

Más que una cumbia chusca, esta nueva propuesta de Junior Klan es algo así como fábula cuyo mensaje y moraleja deben alertar a más de un adulto, porque lo curioso en esta "Historia De Juancho" es que el hombre entró a su dormitorio como un villano y salió con cuernos hasta en las manos.
Su Comentario Sobre Este Articulo
Nombre   (required)
Comentario
CAPTCHA

Ingresa La Clave Que Aparece En La Imagen